DESPUES DE AÑOS, SIN MEDIOS ADECUADOS, LA CAMPAÑA ANTÁRTICA EN RIESGO

 

La presencia Argentina en el continente blanco se remonta a 1904 con la adquisición de la estación observatorio en las islas Orcadas del sur, un paso con un valor estratégico para la geopolítica de país.

Argentina cuenta con 13 bases en la Antártida, de las cuales 6 permanentes y 7 son temporales. Durante los meses de verano se lleva adelante la denominada campaña antártica, que consiste en el aprovisionamiento de las bases, transportando personal y equipos. Generalmente estas tareas se realizan con los aportes de un rompehielos y el apoyo de helicópteros y el puente aéreo realizado por los Hércules C 130 de las Fuerza Aérea Argentina.

Nuestro país posee el rompehielos Almirante Irizar, que se encuentra en reparación y modernización en los astilleros TANDANOR, después del incendio producido cuando regresaba de reabastecer a las bases en la campaña 2007. Mientras se producía la reparación de nuestro rompehielos, hasta la campaña 2016 se alquiló uno ruso Vasily Golovnin para remplazar al Irizar.
Sin tiempo para contar con medios idóneos, argentina encara la campaña antártica 2017 con medios reducidos e inadecuados para las tareas que se deben desarrollar.

¿Desidia o entrega?

La no contratación de rompehielos significó un ahorro del 30 % del presupuesto. Sin embargo, la utilización de medios no aptos pone en riesgo la seguridad del personal y el ambiente antártico ya que se extreman las capacidades de los medios aumentando considerablemente el riesgo de accidentes en un espacio protegido por el tratado antártico; o sea, el costo puede ser mucho mayor que el contrato de un rompehielo, y no sólo en términos de dinero.

En este sentido, resulta curioso las declaraciones de la Ministra de Relaciones Exteriores de la Nación Susana Malcorra, con motivos de su visita a la base científica Carlini dependiente de la Dirección Nacional del Antártico, al resaltar el compromiso del país con el cuidado del ambiente antártico. ¿Sabrá la ministra que la decisión política tomada por su gobierno aumenta notablemente el riesgo de alterar ese ambiente?; ¿sabrá que por no contar con los medios idóneos Argentina no retirará el total de los residuos generados en las bases sobre todo en las más alejados como la Belgrano II, donde se han acumulado 350 toneladas de basura?; ¿sabrá la ministra que argentina está violando de esta forma el Anexo III del Protocolo de Madrid que dice que es responsabilidad de los países que generan los residuos el retirarlos del continente, pudiendo recibir sanciones?
Esperemos no tener que lamentar incidentes en esta campaña y la puesta en servicio del Almirante Irizar para la campaña 2017, o al menos, contar con los medios necesarios para realizarla. No puede haber excusa, como tampoco es creíble la falta de tiempo después de un año de gestión para alquilar un buque, esto demuestra nuevamente la desidia o la política de entrega de los recursos y posiciones estratégicos de la nación.

[1] La campaña se realizará con buques de apoyo logístico como el navío logístico “Bahía San Blas” que no cuenta con capacidad polar y por los nobles avisos de origen ruso adquiridos en el 2015 que, si poseen cierta capacidad polar ya que cuentan con un refuerzo de su casco, sin embargo, estos buques por su tamaño y capacidades no pueden romper hielo.

[2] Este año, la licitación por el alquiler del rompehielo se cayó, y sin tiempo el gobierno de Macri salió a contratar en forma directa un rompehielos, incluso a realizar tratativas con Sudáfrica por una nave que se había presentado a la licitación por un monto menor al que ahora se pretendía contratar, así y todo, la demora en la decisión política también hizo que se caiga esa operación ya que el buque termino siendo contratado por otro oferente.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*